Cuentos para enamorar Historias de amor reales

Cuando menos te lo esperas – Cuento de amor real

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr
5 (100%) 3 votes

Se ha dicho un millón de veces: te enamoras cuando menos lo esperas. De acuerdo, ve ahora y di “No espero que el amor venga hoy”. Bromeando =)

En serio, el mío llegó en un momento en que me cansé de amor. Después de haber vivido un cuarto de siglo, tuve mi cuota de historias de amor no correspondido y malas rupturas (que de todos modos es bueno). Por lo tanto, después de otra pelea sin esperanzas con Cupido, estaba listo para permanecer soltero durante al menos un par de años.

O eso pensé, hasta que el destino se metió.

Era Navidad y apuesto a que casi todas las personas en la tierra pueden sentir la presión de no tener a alguien con quien acurrucarse en esos días fríos. Oh, tal vez yo no. Entonces estaba trabajando como gerente de eventos y amando mi trabajo todo el tiempo.

Un día llegué a casa con la noticia de que mi mejor amiga de la clase de primaria está regresando a su casa en Manila desde la soleada California. Y ella quería organizar una reunión. Habían pasado catorce años desde nuestra graduación. Niños tontos, pensé. ¿Qué pasó con el grupo con el que estudié y jugué? Todavía tengo que averiguarlo.

¡Encantador!

Días antes de la llegada de Jessi (sí, la reina del regreso), el organizador de la reunión, Aleli y yo estábamos desesperados por los preparativos. Si bien no fue tan difícil obtener los números de contacto de nuestros otros compañeros de clase, fue un desafío hacerlos venir. Después de todo, fue un día antes de Navidad cuando nos íbamos a encontrar para cenar… Imagina lo difícil que fue.

Las personas que no respondieron a los mensajes se le enviaba una segunda ronda de mensajes insistentes. Sin embargo, una  me llamó la atención.

“¿Encantador?”, Respondió por SMS.

“Si encantador… El chico que siempre terminaba primero las tareas en clases,  y tu la que nunca decía nada!!!, vamos no puedes faltar”

“Veré si puedo ir”.

Esa es probablemente la peor respuesta a una invitación. Debería haber dicho sí o no, ya que no soy aficionado a las áreas grises.

De acuerdo, me dije mientras escribía “Sé dónde está tu casa y si no vienes esta noche, te aseguro que cogeré el coche y te iré a buscar”.

Élla apareció.

Jessi… Dios mio!

Jessi es una buena chica que a todos los maestros les encantaría tener. Venia a la escuela con el uniforme limpio, el cabello peinado y los deberes terminados. Élla nunca hablaba demás, ni discutía… siempre tuvo buen comportamiento hasta finalizar su estudio.

Pero aunque es un modelo de comportamiento, es completamente olvidable. De hecho, no recuerdo ni un solo momento con élla

La cena fue divertida como se esperaba. Jessi compartió veinte palabras o menos. No estaba sorprendido.

El grupo decidió salir la noche siguiente cuando Blessy quiso experimentar el estilo de Manila. Qué diablos, yo no bailo. Jessi también estaba allí sin hacer nada…

Antes del regreso de Blessy a los Estados Unidos, el grupo preparó una fiesta sencilla para ella. Jessi y yo acordamos dividir el pago por una gran pizza. Desafortunadamente ese día, me quedé sin efectivo y no tuve tiempo de encontrar un cajero automático. Aunque no estába entusiasmada con la idea de que yo insista en pagarle al siguiente día, Jessi pensó que no lo haría.

cuentos para enamorar, pareja comienzo pizza
Imagen Ilustrativa

¿Una foto tomada por el destino?

“Mira”, dijo Blessy mientras mostraba secretamente una foto en su teléfono. Era yo con Jessi en el fondo.

“Te ves bien juntos”, reflexionó.

Oh Blessy. Ella siempre es así. Desde que éramos niños, disfrutaba burlándose de nosotros mismos (y de otros). En realidad, así es como llegamos a ser mejores amigos.

Hora de pagar la pizza

No lo habría llamado si no fuera una noche de Año Nuevo aburrida. No era un mal día para pagar la deuda tampoco. Entonces, nos encontramos en la misma pizzería, pero en lugar de darle la pasta, decidimos gastar el dinero en una pizza de tamaño mediano

cuentos para enamorar, pareja comienzo pizza
Imagen Ilustrativa

Probablemente fue la primera vez que realmente lo noté. No es ruidosa ni atrapa la atención, pero definitivamente se vuelve más atractiva cuando alguien empieza a conocerla. Y no sabía que ella podía hablar tanto…  Al menos, más de veinte palabras.

Después de la cita de la pizza, éramos inseparables.

Un mal trato!

Por desgracia, élla no era tan libre como yo pensaba. Aparentemente, ella tenia un novio con el cual ya llevaban mas de tres años juntos.

De repente, volví a la realidad. Sin embargo soy un creyente… y me tengo confianza

Inmediatamente, le dije a Jessi que no volvería a verla. Era un riesgo, lo sé. Mientras que otros chicos esperarían pacientemente hasta que la chica se separara de su novio, no puedo. Verán, he estado esperando toda la vida por algo real. Y si esto no es real, de ninguna manera podría pasar una hora más esperando.

Las peores 24 horas

El dolor es solo cuestión de tiempo, así es como lo recuerdo. Sí, hubo momentos en los que quise llamarla y recuperarla y pedirle que olvide todo lo que dije. Pero no lo hice y supongo que valió la pena.

Las mujeres, cuando enfrentan una situación en la que tienen que elegir, lo harán. Pero a ellas hay que darles tiempo para pensar en algo. Tal vez hasta que aparezcan las arrugas, jajaja no, tampoco tiene que pasar tanto tiempo.

Jessi me llamó apenas un día después de que dije adiós. Yo estaba realmente sorprendido. Rompió con su novio. Más tarde me enteré de que la relación estaba al borde de la ruptura de todos modos y que todo lo que necesitaba era la patada final para dejar de hablar.

Nos encontramos el mismo día y fue realmente extraño. Los dos estábamos confundidos sobre lo que teníamos ese momento. Me dio un beso para sellar el trato y muchos más para mantenerlo en funcionamiento.

No es otro Romance Fugaz

En cuestión de dos semanas, Jessi y yo nos volvimos a encontrar, salimos, nos despedimos y volvimos a llamarnos “Eres mio y Eres mia”. Todo en dos semanas.

No pudiste adivinar lo que sucedió en la tercera semana. ¿Puedes? Oh, empacamos nuestras maletas y nos mudamos juntos. Estábamos locos. Fue realmente loco.

Cuentos reales para enamorar
Imagen Ilustrativa

Algunas personas lo llamarían romance fugaz. Supongo que no. Para nosotros, es más como el destino sin perder tiempo y sin soltarnos.

De Andres Gonzalez para historiasdeamor.info

Deja un comentario