Afrontar Separación

Irónica realidad

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

A veces por mas que uno luche contra la realidad, la misma aplastante realidad lo hace imposible,  la irónica realidad de una separación después de tantos años  en los que entregaste todo lo que eras y todos tus sueños a esa relación, son ahora las agujas de un reloj que clava sus minutos en el pecho.

Afrontar una separación no es tarea fácil, cuando piensas que todo está terminado y hablado, cuando todos los sueños han dejado de ser parte de tu vida, comienza el egoísmo y la absurda ira que lleva a la pareja en muchas ocasiones a decir todo aquello que creían no tener guardado pero que hace el daño más abismal que un ser humano pueda sentir.

El respeto no es precisamente el toque principal en las charlas con la expareja cuando no hay un acuerdo común, tanto respecto al aspecto material, como a los hijos o incluso a nivel de volver a verse algún día, hacen de cualquier tarea o frase una ardua tarea sumamente complicada que no apetece.

A pesar de que todavía la lencería se encuentra por el piso al recoger, o que recuerdas haberte puesto aquel vestido para el, a pesar de recordar el curso en el que os conocisteis o aquel carnaval en el que alquilasteis aquellos disfraces tan espectaculares, nada es suficiente para expresar una emoción positiva y poder quizás volver a un rencuentro.

Todo se ve de forma diferente y nada parece recobrar la suficiente importancia, son momentos difíciles en los que quitar lo mejor de uno mismo sería la medicina a la mayoría de las disputas con tu expareja.

Deja un comentario

Pin