Historias de Amor Ficticias

Olvidar

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

  Jamás había sentido una presión tan grande. Se sentía llena de rabia, de dolor, un dolor tan agudo, tan profundo…Se preguntaba cuántos corazones, en ese preciso instante, dejaban de latir al compás del suyo.

  Zoe nunca pudo imaginarse la ruptura de su matrimonio después de 20 años de relación. Era una más de ésas tantas mujeres maduritas que su marido deja tirada para liarse con una que no alcanza la edad de su hija. Sí, los hombres se vuelven adolescentes, o quizá nunca maduren y sean como Peter Pan en el país de Nunca Jamás.

  Al comienzo se dió por vencida, incluso cayó en una pequeña depresión que logró paliar con un sinfín de diversas pastillas y continuas visitas al psicólogo. Pero se cansó, se cansó de aferrarse a un pasado que no volvería, a una rutina que encontró un tanto estúpida con el paso del tiempo. Abrió la ventana, respiro un sorbo de aire fresco y se dijo a sí misma, hoy es ese día, tú día, el día de…

OLVIDAR

Olvidar
Vota el articulo!

Deja un comentario

Pin