Historias de Amor Ficticias

Quiero tenerte cerca

Google+ Pinterest LinkedIn Tumblr

Como cada noche cuando nos conocimos, junto a aquel extraño hotel en el que parabas para dormir y yo limpiaba el oscuro bar de la esquina, quiero como cada noche llenarte de miradas y que provoques verme como si en ello se te fuese la vida, así me sentí amada aun cuando no me habías tocado, así me sentí tranquila aun cuando no me habías besado.

Recuerdo que la noche de Londres era fría y sucia, sus calles olían a sucio alcantarillado y colilla de tabaco negro, asustada al escuchar cualquier paso fuera de lo común mientras vaciaba los sucios contenedores de basura del local, pero los tuyos si que los reconocía de lejos, me tranquilizaba saber que ya andabas por allí, era lo único que calmaba mi pobre vida.

Yo era estudiante de ciencias, había perdido a mis padres en un accidente y para pagar los estudios tenía que trabajar de noche, aquel viejo bar era lo único que había encontrado con un buen salario, al menos me ayudaba a pagar los gastos y la universidad.

Ahora que no estas, aun cuando sé que no es más que una misión pacifica a Argelia, en la que volverás sano y salvo, quiero tenerte muy cerca, ver una película y comer las palomitas que tanto nos gustan, vestirme para tí ese vestido corto que me regalaste en el aniversario junto con el perfume, o ir a la orilla del mar a tirar pequeñas piedrecillas al agua como hacíamos el invierno pasado, sin saber el porque, hoy que nada importante ha ocurrido, en el que nada me hace estar triste, estoy especialmente solitaria y solo sé que te necesito tanto que el aire me pesa y el pecho se me hunde cuando veo tu foto, solo quiero que las tres de la madrugada se apresure, para que como cada viernes pueda escucharte y vuelva a sentirme mejor, sentir que estas conmigo, que te tengo cerca aunque solo sea con tu voz.

Quiero tenerte cerca
Vota el articulo!

Deja un comentario

Pin